viernes, 21 de agosto de 2009

Y LOS MUERTOS

Y los muertos regresaron
para tender harapos sin misterios
(lavada la congoja por tanto desatino)
para arrancar a jirones la denuncia
por el abandono y la herencia prematura
que entretiene a la soledad.

Regresaron los muertos lanzando sus ojos
y ojeamos por un instante,
por un solo instante, la tierra quebrada
de jugos, los rostros audaces de los reyes,
la piel marchita del lagarto envuelta
en un papel de seda escarlata, con lazo.





6 comentarios:

alfaro dijo...

Me encanta esa imagen final, la piel marchita del lagarto, que ya no repta, envuelta en papel de seda, qué regalo, con lazo además.
Qué bien volver a leerte después de tiempo, y calor.
Un abrazo grande.

Isabel chiara dijo...

Qué bien, Alfaro, volver a casa después de días y días de cambio de proveedor de internet (contaré la odisea, que no tiene desperdicio), calores infernales, trabajo por hacer y muy pocas ganas de na.

Hay lagartos y lagartas que aún no reptando ya siguen su viaje a la nada cargados de oropeles. Será que se sienten como faraones egipcios con estee lauder en los ojos en lugar de kohl, jajaja.

UN placer tu visita, espero reponer atrasos este fin de semana.

Un fuerte abrazo

Begoña Leonardo dijo...

"Para tender harapos sin misterios", pues claro los muestos son los seres vivos con menos misterio que hay, jejeje.

Me ha gustado mucho, cariñitos.

RAQUEL BARBIERI dijo...

Querida Isabella,

Tengo papel de seda escarlata y el lazo que traía envolviendo unas trufas de chocolate que me regaló You-know-who el año pasado.

Revisaré, no sea cosa que la piel marchita del lagarto se haya quedado dentro... o me la haya comido.

Muchos besos :)

Manuel dijo...

Vivimos en un culto a la inconsciencia, a vivir sin pensar, a no ver más alla de nuestras narices...

Isabel chiara dijo...

Pobres muertos, Begoña, que ya no pueden tener ni misterios. Pero daría yo mucho por hablar con algunos y que me contaran los que tuvieron en vida, jajaja

Un besote


Raquel, cuidado niña con la piel reseca del lagarto, que no tiene nada que ver con la baba de caracol, tan beneficiosa (uaghhh). Dicen que la piel del lagarto produce estreñimiento y ataques de profunda melancolía, jajaja, aunque si va con un lazo escarlata...

Un besote doble

Manuel, ya te vi y comprendo lo de la inconsciencia. Estamos de acuerdo, no vemos más allá de nuestras comodidades, y echar la vista atrás es siempre fuente de conocimiento (y espabilamiento)

Abrazos